jamás lo sabremos (otra explosión sin corregir)

JAMÁS SABREMOS QUÉ ES LA REALIDAD

la realidad / colectivo singular / apelativo plural / interrogante velado / ¿qué carajo es la realidad? / ¿lo que pasa en la tele? / ¿los acontecimientos consuetudinarios de la rúa? / esto es ¿lo que pasa en la calle? / la realidad / dos palabras que invocan un océano de eventos dispersos conectados de forma imperceptible por una partida de dados que no conocemos y que ningún hazard abolirá / JAMÁS / pero la realidad está ahí / los poetas se preocupan por dar cuenta de ella / yo no / bastante tengo con dar cuenta del pandemonio sentimental-cerebral-intelectual que me agita / esto es de mi realidad / de mi parcelada y pequeñita área de influencia / donde mis hipótesis pueden llegar a trastornar algún orden / como un acróbata mirando el mundo desde su cuerda / pero la realidad / vuelve / se instala / no deja decir lo dicho / no deja balbucear lo no dicho / hace pronunciar arengas declamatorias de gusto dudoso / ¿qué cambia con poner dos o tres palabras estratégicas en un poema? / ¿qué cambia si pongo, por ejemplo, ‘corazón piquetero’? / no cambia nada / triste verdad / mas cierta / pero muchos poetas insisten / no los juzgo / pretendo pensar por escrito / una actividad execrable para otros muchos / pretendo poner en claro mi propio credo estético / mi proyecto creador según Bourdieu / ¿necesito yo poner la realidad en mis poemas? / no / y ¿por qué? / porque nunca SABREMOS qué carajo es la realidad / no puede ser sólo lo que pasa en la tevé / no puede ser sólo lo que acontece en la rúa / o en la calle de mi calle junto a la calle de tu calle / la realidad también es lo que pasa en la cabeza perfectamente proporcionada de mi gato / es también lo que el rizoma internético deja ver en sus nodos de información desinformada o malinformada a propósito / la realidad es un enjambre / un nudo de víboras hambrientas / pero no cambia nada que yo ponga bonitas frases en los poemas / o que los transforme en canciones de protesta / la realidad se los engullirá / más bien la hegemonía de lo real / más aún el proceso hegemónico de lo real se engullirá todo lo que convenga a sus intereses (hegemónicos) / y todo conviene a los intereses hegemónicos de la hegemonía / así que la realidad nos reabsorberá en sus intestinos con gracia y rapidez expeditas / no habrá modo de saber / QUÉ / no habrá modo de saber jamás qué carajo es la realidad si todo el tiempo nos está envolviendo con sus luces y sus bengalas / —aquí los poetas preocupados por “la realidad” pondrían algo relativo a Cromagnon— / es una treta fácilmente detectable / en mi opinión también es deleznable / la poesía no es el dispositivo con el que se pueda dar cuenta de la realidad / o de lo que pasa / la poesía no ES un canal de parto para el gruñón que llevamos dentro / la poesía es sólo lenguaje / y es el lenguaje el que modela LA realidad / pero la realidad vuelve para engatusarlo / le hace señas / le hace trucos de magia / y el lenguaje a veces cede / no puede más / se rinde / hasta que alguien lo despierta a golpes y cachetazos / hasta que un poeta le dice Alguien pasa con un poema al hombro / ¿voy a hablar después de la realidad? / entonces el lenguaje se pone de pie / se sacude toda la filigrana y el oropel modernista / se deja de boludeces / y dice esto es la REALIDAD / pero / ay / la realidad ya es otra cosa / y no es / ni lo que pasa en la tele / ni en la calle / ni tampoco lo que el poema dice que es la realidad / es otra cosa / y no se deja atrapar jamás

(26/06/05)
Analía Pinto

1 comentario:

DAM©GBA dijo...

Vamos. Vamos a morir.
testaruda e insaciable
- señora - (me mira la turra)
espera por nosotros
paciente, tiene el kronos.
Mañana, no nos leeremos más
nadie recuerda cómo sucede
y mañana ya fue ayer
no nos leeremos más
(me mira la perra)
le gusto
aja, soy su propicio alimento
y mañana no nos leeremos más.
Ya hay otros ocupando el hueco
(me mirás la zorrita)
Llevame hoy cuernos
Mañana habrá otros.
¿me ves?

¿qué es p o e m a t r i z?

un festival de versos aptos para toda ocasión

un carnaval carioca para el espíritu

una soga donde colgar los poemas como la ropa al sol

un lago donde arrojar las piedritas de nuestros versos irreverentes

una denuncia permanente del error en el que vivimos

un tónico, un bálsamo contra la injusticia y la fealdad

un mentís a los mercaderes del saber (y a los otros también)

un corte de manga a los poeñoños

un de acá a los que suponen que la poesía es corazoncitos arriba de las íes

un gusto, un lujo, un placer, una panzada de hedonismo al alcance del teclado

una sarta infinita de las más variadas perlas

un regalo, un don de los dioses y las musas

un femenino aporte a la masculina confusión general

una brisa del paraíso

una hoja del otoño

un golpe seco en la superficie dormida de las cosas

una caricia, un abrazo, una palmadita en la espalda

un basta a la mediocridad

un rotundo sí al amor

un definitivo no a la muerte

en definitiva

un tajo, una herida, un túnel, un río, un canal, un parto, una luz, un discurso, una música, un deseo, un estertor, un ay, un hilo, Ariadna, un poema, bah