el abejorreo de su pecho (poema del 2003)

... publicado en la antología de poesía erótica escrita por mujeres en lengua castellana Al filo del gozo (Editorial Viento al Hombro, Guadalajara, 2008), compilada por las poetas mexicanas Marisa y Socorro Trejo Sirvent, a quienes estoy muy agradecida. La presentación de la antología se realizará el 12 de noviembre en el Palacio de las Bellas Artes, de la ciudad de México.
Vayan desde aquí mis parabienes y felicitaciones por este emprendimiento.

Su pecho

lloro en el abejorreo de tu pecho
en ese prado suave y florido
inmensa llanura poblada de guiños y galopes
pampa húmeda para mis manos
soberbio cofre de los deseos
encerrado entre poderosos músculos
que se agitan con mis besos

lloro en el abejorreo de tu pecho
zona cálida y misteriosa
acíbar y dulcísima
como lo fue esta recompensa
como lo es reclinar mi cabeza
en el césped sagrado
en el tibio lago
de tu pecho dormido

(2003)

Analía Pinto

2 comentarios:

DAM©BLOG dijo...

Ha de ser seguramente bello saberse inspirador de un poema. Algo que he sentido desde el otro lado.
Sentirse sólo y no comprendido es cosa de viejos
¿Se puede ser viejo siendo joven?
¿Puede uno sentirse sólo teniendo compañía?
¿Serán estas cosas indicios de que ya no interesamos?
¿No será mejor morir entonces?

Qué feliz me haría que alguien me dedique un simple poema.

weily dijo...

de éste me acuerdo, Analía, del intenso abejorreo. muy bello.
apertas.

¿qué es p o e m a t r i z?

un festival de versos aptos para toda ocasión

un carnaval carioca para el espíritu

una soga donde colgar los poemas como la ropa al sol

un lago donde arrojar las piedritas de nuestros versos irreverentes

una denuncia permanente del error en el que vivimos

un tónico, un bálsamo contra la injusticia y la fealdad

un mentís a los mercaderes del saber (y a los otros también)

un corte de manga a los poeñoños

un de acá a los que suponen que la poesía es corazoncitos arriba de las íes

un gusto, un lujo, un placer, una panzada de hedonismo al alcance del teclado

una sarta infinita de las más variadas perlas

un regalo, un don de los dioses y las musas

un femenino aporte a la masculina confusión general

una brisa del paraíso

una hoja del otoño

un golpe seco en la superficie dormida de las cosas

una caricia, un abrazo, una palmadita en la espalda

un basta a la mediocridad

un rotundo sí al amor

un definitivo no a la muerte

en definitiva

un tajo, una herida, un túnel, un río, un canal, un parto, una luz, un discurso, una música, un deseo, un estertor, un ay, un hilo, Ariadna, un poema, bah