in utero (o feliz día de la mujer)

Algunos fragmentos de El origen del mundo de Jelto Drenth (ver más aquí): 

"[Consideremos] el denominado útero o matriz de las mujeres como un animal que vive en ellas con el deseo de procrear hijos, y cuando permanece mucho tiempo estéril después de pasada la pubertad, se torna insoportable: se indigna y comienza a deambular por todo el cuerpo. Bloquea los conductos del aliento, obstruye la respiración, hace que las féminas lleguen a extremos increíbles, les causa molestias extraordinarias y les ocasiona enfermedades de todo tipo, hasta que al fin el deseo y el amor del hombre y la mujer vuelven a unirlos." (capítulo 44 del Timeo de Platón; las cursivas son mías)

"Cuando la Iglesia usurpó la ciencia médica en la Edad Media, el tratamiento era obvio, y el útero era considerado casi como el propio demonio: 

Te conjuro, útero, por Nuestro Señor Jesucristo, que caminó sobre las aguas con los pies secos [...], por cuyas llagas somos sanados, por Él te conjuro a que no dañes a esta sierva de Dios [aquí se incluía el nombre de la mujer], y a no aferrarte a su cabeza, cuello, garganta, pecho [...], tobillos, pies o dedos del pie, sino a que permanezcas en calma en el lugar que te designó Dios, para que esta sierva de Dios, [de nuevo el nombre de la mujer], pueda curarse."

"En 1653, William Harvey desplegó todos sus poderes de expresión para comunicar al lector masculino su preocupación por el destino de las mujeres: 

Ningún hombre (por menos versado que sea en estas cuestiones) ignora cuán dolorosos síntomas provocan, el Surgimiento, la Presión y la Perversión, y la Convulsión del Útero; qué hórridas extravagancias de la mente, qué Frenesíes, Perturbaciones Meláncolicas y Atrocidades causan las Enfermedades preternaturales del Útero, como si las Personas afectadas estuvieran embrujadas: y también cuántas Enfermedades díficiles fomentan, las alteraciones de los Períodos, o el uso de Venus, muy interrumpido y largamente deseado."

"El cristianismo cuenta con una larga tradición antisexual. San Odo de Cluny acuñó la máxima inmortal 'inter faeces et urinam nascitur': nacemos entre heces y orina. La vagina es el estigma del diablo. Lo que dio lugar, según se cuenta, a que un predicador itinerante de Idaho, Estados Unidos, haya comenzado un sermón, en 1920, pidiendo a todas las mujeres que cruzaran las piernas. Tras el rumor de pies en movimiento, continuó: 'Muy bien, amigos, ahora que se han cerrado las puertas del infierno, puedo comenzar mi sermón'."

1 comentario:

estela® dijo...

Muy bueno. Y depende con cuánta metáfora se mida, más bien diría que algo de razón tenían. Sí, somos un útero con patas, y qué!
Buen aporte querida mía, para recordarnos que festejamos el día de la mujer porque un día nos quemaron algo más que la cabeza.
Feliz de olfatearte entre la manada.
Abrazo y fuerza y salud para POEMATRIX

¿qué es p o e m a t r i z?

un festival de versos aptos para toda ocasión

un carnaval carioca para el espíritu

una soga donde colgar los poemas como la ropa al sol

un lago donde arrojar las piedritas de nuestros versos irreverentes

una denuncia permanente del error en el que vivimos

un tónico, un bálsamo contra la injusticia y la fealdad

un mentís a los mercaderes del saber (y a los otros también)

un corte de manga a los poeñoños

un de acá a los que suponen que la poesía es corazoncitos arriba de las íes

un gusto, un lujo, un placer, una panzada de hedonismo al alcance del teclado

una sarta infinita de las más variadas perlas

un regalo, un don de los dioses y las musas

un femenino aporte a la masculina confusión general

una brisa del paraíso

una hoja del otoño

un golpe seco en la superficie dormida de las cosas

una caricia, un abrazo, una palmadita en la espalda

un basta a la mediocridad

un rotundo sí al amor

un definitivo no a la muerte

en definitiva

un tajo, una herida, un túnel, un río, un canal, un parto, una luz, un discurso, una música, un deseo, un estertor, un ay, un hilo, Ariadna, un poema, bah